Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Lunes de la vigésima primera semana del tiempo ordinario

August 28, 2017

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA

 

Abandonando los ídolos, ustedes se convirtieron a Dios y viven en la esperanza de que venga Jesucristo.

 

De la primera carta del apóstol san Pablo a los tesalonicenses: 1, 1-5. 8-10

 

Pablo, Silvano y Timoteo deseamos la gracia y la paz a la comunidad cristiana de los tesalonicenses, congregada por Dios Padre y por Jesucristo, el Señor. En todo momento damos gracias a Dios por ustedes y los tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar las obras que manifiestan la fe de ustedes, los trabajos fatigosos que ha emprendido su amor y la perseverancia que les da su esperanza en Jesucristo, nuestro Señor.
Nunca perdemos de vista, hermanos muy amados de Dios, que él es quien los ha elegido. En efecto, nuestra predicación del Evangelio entre ustedes no se llevó a cabo sólo con palabras, sino también con la fuerza del Espíritu Santo, que produjo en ustedes abundantes frutos. Bien saben cómo hemos actuado entre ustedes para su propio bien.
Su fe en Dios ha llegado a ser conocida, no sólo en Macedonia y Acaya, sino en todas partes; de tal manera, que nosotros ya no teníamos que decir nada. Porque ellos mismos cuentan de qué manera tan favorable nos acogieron ustedes y cómo, abandonando los ídolos, se convirtieron al Dios vivo y verdadero para servirlo, esperando que venga desde el cielo su Hijo, Jesús, a quien él resucitó de entre los muertos, y es quien nos libra del castigo venidero. 

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 149, 1-2. 3-4. 5-6a. 9b

 

R/. El Señor es amigo de su pueblo.

 

Entonen al Señor un canto nuevo, en la asamblea litúrgica alábenlo. En su creador y rey, en el Señor, alégrese Israel, su pueblo santo. R/.
En honor de su nombre, que haya danzas, alábenlo con arpa y tamboriles. El Señor es amigo de su pueblo y otorga la victoria a los humildes. R/.
Que se alegren los fieles en el triunfo, que inunde el regocijo sus hogares, que alaben al Señor con sus palabras, porque en esto su pueblo se complace. R/.

 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 10, 27
R/. Aleluya, aleluya.

Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor, yo las conozco y ellas me siguen. R/.

 

EVANGELIO

¡Ay de ustedes, guías ciegos!

 

Del santo Evangelio según san Mateo: 23, 13-22

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos: "¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, porque les cierran a los hombres el Reino de los cielos! Ni entran ustedes ni dejan pasar a los que quieren entrar.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que recorren mar y tierra para ganar un adepto y, cuando lo consiguen, lo hacen todavía más digno de condenación que ustedes mismos!
¡Ay de ustedes, guías ciegos, que enseñan que jurar por el templo no obliga, pero que jurar por el oro del templo, sí obliga! ¡Insensatos y ciegos! ¿Qué es más importante, el oro o el templo, que santifica al oro? También enseñan ustedes que jurar por el altar no obliga, pero que jurar por la ofrenda que está sobre él, sí obliga.
¡Ciegos! ¿Qué es más importante, la ofrenda o el altar, que santifica a la ofrenda? Quien jura, pues, por el altar, jura por él y por todo lo que está sobre él. Quien jura por el templo, jura por él y por aquel que lo habita. Y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que está sentado en él". 

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

 

 

 

San Agustín, obispo y doctor de la Iglesia

 

Jesús denunciaba el juicio inflexible y legalista de los fariseos y escribas. El Señor entendía perfectamente por qué la gente no podía recibir la vida nueva, descubrir la verdadera libertad y experimentar la verdad en forma personal: Sabía que se sentían abrumados por las estrictas exigencias de la ley (Mateo 11, 28-30), y que los gentiles convertidos al judaísmo no experimentaban ni vida espiritual ni libertad.

 

Incluso los mismos fariseos ideaban formas de evadir el rigor de la ley, valiéndose de pretextos legales y eludiendo los votos que habían jurado cumplir. Por esto, Jesús condenaba las prácticas legalistas del judaísmo.

 

Quizás todo esto nos parezca sumamente ajeno a nosotros, pero es preciso que nos demos cuenta de que nuestras propias prácticas religiosas pueden convertirse en áridos rituales que nos privan de la libertad y la verdad. Como resultado, nosotros podemos llegar a presentar ante los demás una imagen deslucida y sin atractivo del cristianismo.

 

¿Es evitar aquello que hemos tildado de pecaminoso lo que más nos interesa en nuestro cristianismo? ¿Nos preocupamos más de guardar las leyes de la Iglesia (sólo el cumplimiento de la moral) que de conocer el amor compasivo de Dios y compartirlo con los demás? ¿Vemos que nuestra fe nos imparte la vida y la fuerza de Cristo resucitado para vivir diariamente con alegría y rectitud?

 

Toda vez que pensamos tener razón al enojarnos con algún familiar, criticar a un colega o amigo, o negarnos a ayudar por falta de tiempo, estamos manipulando la verdad. Nos ponemos a la defensiva y nos creemos justos, pero nosotros también necesitamos el poder de Dios para cambiar. La esencia del cristianismo consiste en presentarnos con toda sinceridad ante el Señor y abandonarnos a su misericordia.

 

Lo opuesto (como el judaísmo descrito en Mateo) es vivir sólo por esfuerzo propio, justificándose uno mismo. Para distinguir la diferencia, es bueno preguntarse: ¿Me siento abrumado por las exigencias del cristianismo, o encuentro en él la vida verdadera como discípulo de Cristo?

 

“Señor mío, ayúdame a reconocer si mis prácticas religiosas se transforman en obstáculos para la vida de la gracia que tú obtuviste para mí en la cruz.”

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo