Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Lunes de la vigésima semana del tiempo ordinario

August 21, 2017

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA

 

El Señor instituyó jueces, pero los israelitas ni a ellos los quisieron escuchar.

 

Del libro de los Jueces: 2, 11-19

 

En aquellos días, los israelitas hicieron lo que desagrada al Señor, dando culto a los ídolos. Abandonaron al Señor, Dios de sus padres, que los había sacado de Egipto, y siguieron a otros dioses de los pueblos de alrededor, los adoraron y provocaron la ira del Señor; abandonaron al Señor y dieron culto a Baal y Astarté.
Entonces el Señor se encolerizó contra Israel. Los puso en manos de salteadores, que los despojaron, y los entregó a unos enemigos, que los rodeaban y a quienes no pudieron ya hacerles frente. En todas sus campañas la mano del Señor intervenía contra ellos para castigarlos, como el Señor se lo había dicho y jurado, y los puso en una situación desesperada.
Entonces el Señor instituyó jueces, que salvaron a los israelitas de quienes los saqueaban, pero ellos tampoco escucharon a los jueces: se prostituyeron, dando culto y adorando a otros dioses; se desviaron muy pronto de la conducta de sus padres, que habían cumplido los mandamientos del Señor, y no los imitaron.
Cuando el Señor les instituyó jueces, Él estaba con el juez y los salvaba de sus enemigos, pues se conmovía ante los gemidos que proferían bajo el yugo de sus opresores. Pero, cuando moría el juez, volvían a caer y se portaban todavía peor que sus padres: seguían a otros dioses, les daban culto, los adoraban y volvían a sus prácticas y a su conducta obstinada.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 105,34-35. 36-37. 39-40. 43ab.44

 

R/. Perdona, Señor, las culpas de tu pueblo.

 

No exterminaron nuestros padres a los pueblos que el Señor les había mandado. Se unieron con paganos y aprendieron sus prácticas. R/.
Dieron culto a los ídolos y éstos fueron para ellos como una trampa. Entonces entregaron a sus hijos e hijas en sacrificio a los demonios. R/.
Se contaminaron con sus obras y se prostituyeron con sus acciones. Por eso el Señor renegó de su pueblo y estalló su enojo. R/.
¡Cuántas veces los libró, pero ellos se obstinaron en su actitud! Entonces el Señor miró su angustia y escuchó sus gritos. R/.

 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Mt 5, 3
R/. Aleluya, aleluya.

 

Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. R/.

 

EVANGELIO

 

Si quieres ser perfecto, vende lo que tienes y tendrás un tesoro en el cielo.

 

Del santo Evangelio según san Mateo: 19, 16-22

 

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un joven y le preguntó: "Maestro, ¿qué cosas buenas tengo que hacer para conseguir la vida eterna?" Le respondió Jesús: "¿Por qué me preguntas a mí acerca de lo bueno? Uno solo es el bueno: Dios. Pero, si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos". Él replicó: "¿Cuáles?" Jesús le dijo: "No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, ama a tu prójimo como a ti mismo".
Le dijo entonces el joven: "Todo eso lo he cumplido desde mi niñez, ¿qué más me falta?" Jesús le dijo: "Si quieres ser perfecto, ve a vender todo lo que tienes, dales el dinero a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme". Al oír estas palabras, el joven se fue entristecido, porque era muy rico.Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

 

San Pío X, papa

 

Maestro, ¿qué cosas buenas tengo que hacer para conseguir la vida eterna? (Mateo 19, 16)

 

Seguramente nosotros también nos hemos sentido como este joven: deseamos hacer lo correcto pero nos cuesta vivir como Cristo nos manda. El joven era rico y deseaba llegar a la vida eterna, por eso buscó a Jesús para que lo aconsejara.

 

Lo interesante es que, en su respuesta, Cristo empezó por repetirle los mandamientos. Cumplir los mandamientos de Dios es el primer paso para obtener la vida eterna. Pero este joven había percibido que necesitaba algo más que la sola observancia de la ley.

Este “algo más” era el deseo de una dimensión más espiritual, por encima del cumplimiento de la ley. El Señor, perfectamente consciente de que el joven necesitaba establecer una relación de amor y entrega personal con Dios, no le dio más mandamientos; le pidió su corazón.

 

Pero el joven no pudo aceptarlo, porque esto significaba renunciar a sus riquezas, que eran muchas. Jesús no decía que era malo tener posesiones; lo que pedía era que el joven lo siguiera a él de corazón y las riquezas podían ser un obstáculo, y lo fueron.

 

Abandonar las riquezas es bueno para algunos, y es el camino que Jesús escogió para sí mismo; pero la idea central es seguir a Cristo, no necesariamente despojarse de todo bien material.

Todos tenemos responsabilidades en la vida: el cuidado de la familia, el trabajo, personas a quienes amar. Jesús quiere que seamos fieles en nuestras obligaciones y realizarlas a la perfección mientras lo seguimos a él; es decir, no podemos abandonar ninguna responsabilidad.

 

Pero al mismo tiempo, Jesús dice que la riqueza puede ser un obstáculo para seguirlo a él, y que todos tenemos que cuidarnos de que las posesiones materiales no nos impidan seguirlo más fielmente.

Jesús conoce bien todas nuestras limitaciones, pero quiere que estemos conscientes del poder del Altísimo. Si reconocemos que no siempre podemos agradar a Dios, y le suplicamos su ayuda, no tendremos que alejarnos llenos de tristeza, porque él nos fortalece y nos da la capacidad de cumplir su voluntad.

 

“Amado Señor, quiero amarte y llegar a la vida eterna contigo. Enséñame, Señor, a no aferrarme a los bienes de este mundo.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo