Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Sábado de la decimonovena semana del tiempo ordinario

August 19, 2017

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA

 

Digan aquí y ahora a quién quieren servir.

 

Del libro de Josué: 24, 14-29

 

En aquellos días, habló Josué al pueblo y le dijo: "Teman al Señor y sírvanlo con toda la sinceridad de su corazón. Apártense de los dioses a los que sirvieron sus padres al otro lado del río Eufrates y en Egipto, y sirvan al Señor. Pero si no les agrada servir al Señor, digan aquí y ahora a quien quieren servir: ¿a los dioses a los que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Eufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuyo país habitan? En cuanto a mí toca, mi familia y yo serviremos al Señor".
El pueblo respondió: "Lejos de nosotros abandonar al Señor para servir a otros dioses, porque el Señor es nuestro Dios; él fue quien nos sacó de la esclavitud de Egipto, el que hizo ante nosotros grandes prodigios, nos protegió por todo el camino que recorrimos, y en los pueblos por donde pasamos expulsó a todos los que habitaban el país al que llegamos. Así pues, también nosotros serviremos al Señor, porque él es nuestro Dios".
Entonces Josué le dijo al pueblo: "No creo que ustedes puedan servir al Señor, porque es un Dios santo y celoso, que no perdonará sus rebeldías y pecados.
Si después de todo el bien que el Señor les ha hecho, lo abandonan para servir a dioses extranjeros, él los castigará y acabará con ustedes". El pueblo le respondió a Josué: "No nos sucederá lo que tú dices, porque ciertamente serviremos al Señor". Josué le dijo al pueblo: "Ustedes son testigos de que han elegido servir al Señor". Respondieron ellos: "Somos testigos". Josué les dijo entonces: "Apártense, pues, de los dioses extranjeros que tienen y vuelvan su corazón al Señor, Dios de Israel". El pueblo respondió a Josué: "Serviremos al Señor, nuestro Dios, y obedeceremos sus mandamientos".
Aquel día Josué renovó la alianza del Señor con el pueblo y le impuso a éste mandamientos y normas en Siquem. Josué escribió estas cláusulas en el libro de la ley de Dios. Tomó luego una gran piedra y la colocó al pie de la encina que había en el santuario del Señor. Josué le dijo a todo el pueblo: "Esta piedra será testigo, pues ha oído todo lo que el Señor les ha dicho; ella será testigo contra ustedes, cuando quieran renegar del Señor, su Dios". Por fin, Josué despidió al pueblo y cada uno se volvió a su casa.
Algún tiempo después, murió Josué, hijo de Nun y siervo del Señor, a la edad de ciento diez años. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 15, 1-2a. y 5. 7-8. 11.

 

R/. El Señor es nuestro Dios.

 

Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio. Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor. El Señor es la parte que me ha tocado en herencia: mi vida está en sus manos. R/.
Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor y con él a mi lado, jamás tropezaré. R/.
Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y de alegría perpetua junto a ti. R/.

 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Mt 11, 25
R/. Aleluya, aleluya.

 

Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla. R/.

 

EVANGELIO

No les impidan a los niños que se acerquen a mí, porque de los que son como ellos es el Reino de los cielos.

 

Del santo Evangelio según san Mateo: 19, 13-15

 

En aquel tiempo, le presentaron unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y orase por ellos. Los discípulos regañaron a la gente; pero Jesús les dijo: "Dejen a los niños y no les impidan que se acerquen a mí, porque de los que son como ellos es el Reino de los cielos". Después les impuso las manos y continuó su camino.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

 

 

San Juan Eudes, presbítero

 

Dejen que los niños vengan a mí. (Mateo 19, 14)

 

En esta invitación, Jesús resume el principal deber que tienen los padres cristianos: cultivar en sus hijos la semilla de la fe en Cristo que recibieron en el Bautismo. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos y que sean personas de bien. Por esto, llevarlos a Jesús y nuestro un buen ejemplo cristiano es el mejor regalo que podemos darles. Este es el verdadero amor de los padres a sus hijos.

 

Los padres de familia no deben cohibirse de hablar a sus hijos acerca de Jesús, aunque al principio les incomode algo, especialmente si ellos son mayores, pero jamás es demasiado tarde para empezar. Jesús siempre dará a sus fieles la gracia que necesitan.

 

Por su parte, los que son sacerdotes, religiosas o solteros pueden dedicarse fielmente a la oración de intercesión por todas las familias, para que la gracia del Sacramento del Matrimonio abunde generosamente en sus hogares.

 

A los pequeños les encanta escuchar historias de la Biblia. Los de escuela primaria pueden dramatizar un pasaje bíblico o una parábola y luego hablar de cómo pueden aplicar la enseñanza en casa o con sus amiguitos. Hay una frase conocida que dice ¿Qué haría Jesús en mi lugar?, y esto puede servir para que los adolescentes empiecen a conversar acerca de las distintas situaciones en las que suelen encontrarse y entender cómo pueden comportarse como seguidores de Jesús.

 

El deber de dar testimonio de Jesús también se aplica a los hijos ya crecidos, y probablemente la mejor estrategia es que los padres les cuenten sus propias experiencias de fe, de conversión, de confesión, y de cómo su fe en Cristo les ayudó a salir adelante en los vaivenes de la vida.

 

En todo lo que hagas con tus hijos, o cuando ores por las familias, no dejes de reclamar la promesa de que Jesús bendice a todos los padres que hacen todo lo que pueden con humildad y sinceridad. Al Señor le encanta consolidar y renovar la vida familiar y convertirla en un sacramento de sanación y fortaleza para todo el mundo.

 

“Jesucristo, Señor Salvador mío, te pido que me ayudes a educar bien a mis hijos en la fe, para que te conozcan personalmente y se entreguen a ti de corazón. Te pido especialmente por los niños que se han quedado huérfanos. Estréchalos, Señor, en tus brazos amorosos.”

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo