Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

La Asunción de la Santísima Virgen María

August 15, 2017

"La inmaculada Madre de Dios, la siempre Virgen María, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo, al terminar su vida mortal". Con estas palabras define el Papa Pío XII el dogma de la Asunción de la santísima Virgen (1950). Siendo una consecuencia de la maternidad divina, la Asunción de nuestra Señora constituye para todos los seres humanos una prenda de esperanza y una promesa de resurrección.

 

BENDITA ENTRE LAS MUJERES

 

Apoc 11, 19; 12, 1-6. 10; 1 Col- 15, 20-27; Lc 1, 39-56

 

La fiesta de la Asunción de la Virgen María nos permite reflexionar en su misión trascendental y a la vez ordinaria: vivir como oyente de la Palabra y como servidora del Señor. María, la madre de Jesús, asumió su maternidad en una situación adversa. Estando desposada con José, enfrentó las murmuraciones y habladurías de los aldeanos de Nazaret. Por fortuna, no sólo enfrentó críticas, también recibió palabras de aliento. Isabel su pariente, apenas la vio llegar, la bendijo y la llamó dichosa. Ella misma proclamó su alegría, sabiéndose favorecida de Dios. El favor de Dios se manifestó, como lo confesamos en esta fiesta, librándola de la corrupción que lastima a todo mortal. María, la madre de Jesús, alcanzó por gracia de Dios, la plenitud del favor divino, que la hizo partícipe de la vida plena.

 

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA

 

Una mujer envuelta por el sol, con la luna bajo sus pies.

Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 11, 19; 12, 1-6. 10

 

Se abrió el templo de Dios en el cielo y dentro de él se vio el arca de la alianza. Apareció entonces en el cielo una figura prodigiosa: una mujer envuelta por el sol, con la luna bajo sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza. Estaba encinta y a punto de dar a luz y gemía con los dolores del parto.
Pero apareció también en el cielo otra figura: un enorme dragón, color de fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y una corona en cada una de sus siete cabezas. Con su cola barrió la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Después se detuvo delante de la mujer que iba a dar a luz, para devorar a su hijo, en cuanto éste naciera. La mujer dio a luz un hijo varón, destinado a gobernar todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue llevado hasta Dios y hasta su trono. Y la mujer huyó al desierto, a un lugar preparado por Dios.
Entonces oí en el cielo una voz poderosa, que decía: "Ha sonado la hora de la victoria de nuestro Dios, de su dominio y de su reinado, y del poder de su Mesías". Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 44, 10.11. 12. 16

 

R/. De pie, a tu derecha, está la reina.

 

Hijas de reyes salen a tu encuentro. De pie, a tu derecha, está la reina, de joyas de oro fino, recubierta. R/.
Escucha, hija, mira y pon atención: olvida a tu pueblo y la casa paterna; el rey está prendado de tu belleza; ríndele homenaje porque él es tu señor. R/.
Entre alegría y regocijo van entrando en el palacio real. A cambio de tus padres, tendrás hijos, que nombrarás príncipes por toda la tierra. R/.

 

 

SEGUNDA LECTURA

 

Resucitó primero Cristo, como primicia; después los que son de Cristo.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 15, 20-27

 

Hermanos: Cristo resucitó, y resucitó como la primicia de todos los muertos. Porque si por un hombre vino la muerte, también por un hombre vendrá la resurrección de los muertos.
En efecto, así como en Adán todos mueren, así en Cristo todos volverán a la vida; pero cada uno en su orden: primero Cristo, como primicia; después, a la hora de su advenimiento, los que son de Cristo.
Enseguida será la consumación, cuando, después de haber aniquilado todos los poderes del mal, Cristo entregue el Reino a su Padre. Porque Él tiene que reinar hasta que el Padre ponga bajo sus pies a todos sus enemigos. El último de los enemigos en ser aniquilado, será la muerte, porque todo lo ha sometido Dios bajo los pies de Cristo.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO


R/. Aleluya, aleluya.

María fue llevada al cielo y todos los ángeles se alegran. R/.

 

EVANGELIO

 

Ha hecho en mí cosas el que todo lo puede. Exaltó a los humildes.

Del santo Evangelio según san Lucas: 1, 39-56

 

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la criatura saltó en su seno.
Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo y levantando la voz, exclamó: "¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor".
Entonces dijo María: "Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava.
Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre y su misericordia llega de generación en generación a los que lo temen.
Ha hecho sentir el poder de su brazo: dispersó a los de corazón altanero, destronó a los potentados y exaltó a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada.
Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo, como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre". María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

 

Asunción de la Santísima Virgen María

 

Hoy se cumplen, de nuevo, las palabras proféticas de la Santísima Virgen María: “Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones.” Ella, por el poder del Espíritu Santo, fue elevada con su humanidad concreta al lado del Hijo en la gloria de Dios Padre.

A veces pensamos que algunas personas son santas porque nacieron así, con una aptitud especial; pero la verdad es que, antes de convertirse, muchos santos fueron grandes pecadores, como San Agustín. Lo cierto es que la santidad crece en la medida en que el creyente busque al Señor en las circunstancias corrientes del diario vivir, medite en su Palabra y aprenda a obedecer sus mandamientos y su voluntad. Esta es la santidad que vemos en la Virgen María, y ella es nuestro mejor modelo.

Reflexionando en la Sagrada Escritura y la obra de Dios en la historia de su pueblo, ella pudo entender cómo actuaba el Señor; pudo ver que Dios tiene una preferencia especial por los débiles y los indefensos y que le gusta llevar a cabo sus planes de una manera novedosa e insospechada. Mientras María meditaba y reflexionaba en la manera en que Dios había actuado, el Señor mismo la estaba preparando para el día en que la invitaría a participar personalmente en el cumplimiento de sus designios.

La Virgen no dudó en depositar, con toda su confianza, el futuro de su vida en manos del Señor, y de esa manera todo lo que le sucedió le ayudó a crecer en la fe y en el amor, segura de que Dios llevaría a cabo su obra. Cuando visitó a Isabel, su fe creció al escuchar a su prima bendecir y glorificar a Dios.

Hoy, en la fiesta de la Asunción de la Virgen María, ella nos hace ver que en el cielo hay lugar también para el cuerpo; que el cielo ya no es una esfera lejana y desconocida. Ahí tenemos una madre: la misma Madre del Hijo de Dios. El cielo está abierto, el cielo tiene un corazón. María, en Dios, es reina del cielo y de la tierra. Precisamente porque está “en” y “con” Dios, ella está muy cerca de cada uno de nosotros.

“Santísima Virgen María, sé que mi destino es llegar al cielo. Desde allí, tú nos animas con tu ejemplo a aceptar la voluntad del Padre y no dejarnos arrastrar por la fascinación engañosa de lo pasajero del mundo.”

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes