Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Lunes de la decimonovena semana del tiempo ordinario

August 14, 2017

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

 

No cierren su corazón. Amen al forastero, porque también ustedes lo fueron en Egipto.

Del libro del Deuteronomio: 10, 12-22

 

En aquellos días, Moisés le dijo al pueblo estas palabras: "Ahora, Israel, advierte bien lo que el Señor te pide: Que temas al Señor, tu Dios; que cumplas su voluntad y lo ames; que sirvas al Señor, tu Dios, con todo el corazón y toda el alma; que cumplas los preceptos del Señor, y los mandamientos que hoy te impongo para tu bien.
Es cierto que el cielo y toda su inmensidad, la tierra y cuanto hay en ella son del Señor, tu Dios; sin embargo, sólo con tus padres se unió el Señor con alianza de amor, y sólo a ustedes, sus descendientes, los eligió de entre todos los pueblos, como pueden comprobarlo todavía.
No cierren, pues, su corazón ni endurezcan su cabeza, porque el Señor, su Dios, es el Dios de los dioses y el Señor de los señores, Dios grande, fuerte y terrible; no es parcial ni acepta sobornos, hace justicia al huérfano y a la viuda, ama al forastero y le da pan y vestido. Amen, pues, al forastero, porque también ustedes lo fueron en Egipto.
Teme al Señor, tu Dios; sírvelo; vive unido a él y jura en su nombre. Él será tu gloria, él será tu Dios, pues él hizo por ti las terribles hazañas que tus ojos han visto. Setenta eran tus padres cuando fueron a Egipto, y ahora, Israel, el Señor, tu Dios, te ha hecho un pueblo numeroso como las estrellas del cielo".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 147, 12-13. 14-15. 19-20

 

R/. Glorifica al Señor, Jerusalén.

 

Glorifica al Señor, Jerusalén, a Dios ríndele honores, Israel. Él refuerza el cerrojo de tus puertas y bendice a tus hijos en tu casa. R/.
Él mantiene la paz en tus fronteras, con su trigo mejor sacia tu hambre. Él envía a la tierra su mensaje y su palabra corre velozmente. R/.
Le muestra a Jacob su pensamiento, sus normas y designios a Israel. No ha hecho nada igual con ningún pueblo, ni le ha confiado a otro sus proyectos. R/.

 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr 2 Tes 2, 14
R/. Aleluya, aleluya.

Dios nos ha llamado, por medio del Evangelio, a participar de la gloria de nuestro Señor Jesucristo. R/.

 

EVANGELIO

Lo van a matar, pero al tercer día va a resucitar. — Los hijos están exentos de impuestos.

 

Del santo Evangelio según san Mateo: 17, 22-27

En aquel tiempo, se hallaba Jesús con sus discípulos en Galilea y les dijo: "El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo van a matar, pero al tercer día va a resucitar". Al oír esto, los discípulos se llenaron de tristeza.
Cuando llegaron a Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los recaudadores del impuesto para el templo y le dijeron: "¿Acaso tu maestro no paga el impuesto?" Él les respondió: "Sí lo paga".
Al entrar Pedro en la casa, Jesús se adelantó a preguntarle: "¿Qué te parece, Simón? ¿A quiénes les cobran impuestos los reyes de la tierra, a los hijos o a los extraños?" Pedro le respondió: "A los extraños". Entonces Jesús le dijo: "Por lo tanto, los hijos están exentos. Pero para no darles motivo de escándalo, ve al lago y echa el anzuelo, saca el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda. Tómala y paga por mí y por ti". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

 

San Maximiliano María Kolbe, presbítero y mártir

 

La misión de traer la redención al mundo fue el motivo principal de la vida de Jesús. En el transcurso de su ministerio, Cristo dio a conocer a sus discípulos el propósito de su misión y les dijo que lo cumpliría mediante el sufrimiento, la muerte y la resurrección. Con anterioridad, Jesús les había dicho a tres de sus discípulos que tendría que sufrir (Mateo 16, 21), y una vez más, estando aún en Galilea, profetizó su propia muerte.

Los apóstoles podían ver que Jesús era humano, pero también creían que venía de Dios. Por consiguiente, se sentían apenados y desconcertados por el anuncio de que le darían muerte. Por esta razón, Jesús consideró que era necesario reafirmar su divinidad y señalar que la muerte no significaba el fracaso de su misión, sino en realidad el precio de la salvación.

Cuando se le acercaron los cobradores del impuesto del templo, Jesús aprovechó para declarar de nuevo su identidad. Jesús solía pagar este impuesto, pero en esta ocasión, el Señor le explicó a Pedro que el Hijo estaba exento de pagar el impuesto del templo de su Padre, y manifestó su condición de Hijo divino diciéndole a Pedro cómo podía pagarlo.

Así, Pedro podría usar el dinero que encontraría en el primer pez que sacara del agua para pagar el impuesto por los dos. De esta forma Jesús cumplía la ley, a pesar de que siendo el Creador del cielo y de la tierra, no estaba obligado a hacerlo, y al mismo tiempo, al pagar el impuesto por Pedro, nuestro Señor demostraba que Pedro también era hijo de Dios.

Nosotros, los fieles de hoy, somos hijos de Dios gracias a Jesucristo, pero en la sociedad moderna no podemos evadir el pago de los impuestos. Es más, si no los pagáramos estaríamos dejando de cumplir nuestro deber de ciudadanos y de participar en la financiación de los programas que los gobiernos adoptan para el bien común. De modo que aun siendo un “pueblo sacerdotal que pertenece a Dios” (1 Pedro 2, 5), los cristianos debemos pagar los impuestos a la autoridad legítima de este mundo.

“Señor, Padre santo, te doy gracias porque me has recibido como hijo tuyo gracias al sacrificio redentor de tu Hijo Jesucristo. Ayúdame a comprender que es justo que pague los impuestos aquí en la tierra como testimonio de buena ciudadanía.”

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo