Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Martes de la decimoséptima semana del tiempo ordinario

August 1, 2017

XVII martes tiempo ordinario: ¿Hoy sembré paz o sembré cizaña? Nunca una palabra que traiga guerra, pequeñas guerras.

 

San Mateo 13,36-43.


Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: "Explícanos la parábola de la cizaña en el campo".
El les respondió: "El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre;
el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno,
y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles.
Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo.
El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal,
y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes.
Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!"

 

Reflexión del Papa Francisco

Hará bien preguntarnos: ¿Yo siembro paz? Por ejemplo, con mi lengua, ¿siembro paz o siembro cizaña?¿Cuántas veces hemos oído decir de una persona: "Pero, tiene una lengua de serpiente", porque hace siempre lo que hizo la serpiente con Adán y Eva, ha destruido la paz.

Y esto es un mal, esta es una enfermedad en nuestra Iglesia: sembrar división, sembrar el odio, no sembrar la paz.

Es bueno para nosotros que cada día nos hagamos esta pregunta: "¿Hoy sembré paz o sembré cizaña?". Pero, a veces, hay que decir las cosas, porque aquél y aquella... Con esta actitud, ¿qué siembras tú?

Los cristianos, por lo tanto, están llamados a ser como Jesús, que vino a nosotros para pacificar y reconciliar.

Si una persona, durante su vida, no hace otra cosa que reconciliar y pacificar, se la puede canonizar: esa persona es santa.

Pero, debemos crecer en esto, debemos convertirnos: nunca una palabra que sea para dividir, nunca. Nunca una palabra que traiga guerra, pequeñas guerras, nunca las habladurías.

Yo pienso: ¿qué son las habladurías? Eh, nada, decir una palabrita contra otro o contar una historia: hizo esto ¡No! Decir habladurías es terrorismo porque el que las hace es como un terrorista que tira una bomba y se va, destruye: con la lengua destruye, no hace la paz. Pero, ¿es vivo eh? No es un terrorista suicida, no, no, él se cuida bien.

Cada vez que me viene a la boca decir algo que sea sembrar cizaña y división y hablar mal del otro... ¡morderse la lengua!

Se los aseguro, ¿eh? Que si ustedes hacen este ejercicio de morderse la lengua en lugar de sembrar cizaña, las primeras veces se les hinchará la lengua, herida, porque el diablo nos ayuda en esto porque es su trabajo, su oficio: dividir. (Homilía en Santa Marta, 9 de abril de 2015)

Oración de sanación

Dios de amor, ven y apodérate de todo mi ser y lléname con la fuerza de tu amor. Toca mi corazón y capacítame para reconocer tu presencia en mi vida.

Quiero corresponderte cada día como te mereces, pero por circunstancias complicadas, me debilito y permito que mi alma se agobie y se turbe.

Tú me hiciste por amor y para el amor, y por ese mismo amor, no dejarás que los encantos de este mundo dominen mis acciones y hagan perderme.

Tú te mostraste cercano a los pecadores, ven y acércate a mí, adéntrate en mi alma y sánala para que mi fe arda con cada latido de tu Sagrado Corazón.

Dame la valentía de vivir el amor con mis palabras y acciones. Hazme ver mis faltas, errores y deseos mundanos, para poder despreciarlos y corregirme

Permite que mis palabras sirvan siempre para edificar al otro y no para destruirlo. Que aprenda a sembrar paz y no discordia, ser luz en la oscuridad.

Te pido que la fuerza de tu amor venga a hacer morada en mi corazón. Arranca de él la cizaña que esté impidiendo que yo haga tu voluntad.

Con tu ayuda, con tu poder, con tu gracia y tu bendición, podre realizar mis acciones con alegría buscando jamás defraudarte. Amén

Propósito para hoy

Intentaré lo más que pueda, mantener mucho silencio a lo largo de este día y meditar sobre todo lo que he dicho en el pasado que haya causado dolor.

Frase de reflexión

"La misericordia de Dios es eterna; no termina, no se agota, no se rinde ante la cerrazón y no se cansa jamás.". Papa Francisco

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo