Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Lunes de la decimoséptima semana del tiempo ordinario

July 31, 2017

San Mateo 13,31-35.


Jesús propuso a la gente otra parábola:
"El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo.
En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas".
Después les dijo esta otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa".
Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas,
para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

 

 

Confía en el amor poderoso de Dios; no en tus capacidades.

 

Reflexión del Papa Francisco

La Palabra de Dios hace crecer, da vida, y aquí quisiera recordarles, otra vez, la importancia de tener el Evangelio, la Biblia, a mano. El Evangelio pequeño, en la cartera, en el bolsillo, y de alimentarnos cada día con esta Palabra viva de Dios.

Leer cada día un pasaje del Evangelio, un pasaje de la Biblia. Jamás olviden esto, por favor. Porque esta es la fuerza que hace germinar en nosotros la vida del Reino de Dios.

Jesús utiliza la parábola del granito de mostaza. Aun siendo la más pequeña de todas las semillas, está llena de vida y crece hasta llegar a ser la más grande de todas las plantas de la huerta. Y así es el Reino de Dios: una realidad humanamente pequeña y aparentemente irrelevante.

Para entrar a formar parte de él es necesario ser pobres en el corazón; no confiar en las propias capacidades, sino en el poder del amor de Dios; no actuar para ser importantes ante los ojos del mundo, sino preciosos ante los ojos de Dios, que tiene predilección por los sencillos y humildes.

Cuando vivimos así, a través nuestro irrumpe la fuerza de Cristo y transforma lo que es pequeño y modesto en una realidad que hace fermentar la entera masa del mundo y de la historia.

[...] El Reino de Dios requiere nuestra colaboración, pero es, sobre todo, iniciativa y don del Señor. Nuestra débil obra, aparentemente pequeña frente a la complejidad de los problemas del mundo, si se la coloca en la de Dios no tiene miedo de las dificultades.

La victoria del Señor es segura: su amor hará brotar y hará crecer cada semilla de bien presente en la tierra. Esto nos abre a la confianza y a la esperanza, a pesar de los dramas, las injusticias y los sufrimientos que encontramos.

La semilla del bien y de la paz germina y se desarrolla, porque lo hace madurar el amor misericordioso de Dios.

Que la Santísima Virgen, que ha escuchado como tierra fecunda la semilla de la divina Palabra, nos sostenga en esta esperanza que jamás nos decepciona. (Reflexión antes del rezo del ángelus, 14 de junio de 2015)

Oración de sanación

Señor mío, me presento delante de Ti en este nuevo día para agradecerte toda la confianza que has depositado en mí.

Tú has inculcado en mi corazón la semilla de tu Palabra y sé que si la abono con acciones de caridad y de buenas obras, voy a darte muchos frutos.

Te invito a que reines en mi corazón. Derrama tu fuerza sobre él y hazme un discípulo fuerte y valiente en todas las circunstancias que se me presenten.

Dame el don de una fe viva, una fe ardiente que se estremezca del deseo de amarte y servirte para el crecimiento de tu Reino.

Que mi fe se fortalezca, que mi amor crezca y que mi corazón sea compasivo, Abona mi alma con todas tus gracias y bendiciones para serte útil.

Ayúdame a amar a tu Iglesia, pues en ella habitan las gracias de tus sacramentos que me conducen a una vida en paz y en comunión con todos.

Acudo a ti en este momento con un corazón confiado en tu bondad para que lo llenes de sabiduría y me asistas con el Poder de tu Espíritu Santo.

Confío en que me darás las herramientas que necesito para ayudarte a construir una sociedad más justa y parecida al Reino de los Cielos. Amén

Propósito para hoy

Hoy, voy a pedir a la Virgen Santísima que interceda por que haya muchas vocaciones sacerdotales, religiosos y religiosas.

Frase de reflexión

"Que las comunidades cristianas sean lugar de misericordia en medio de tanta indiferencia". Papa Francisco

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo