Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Viernes de la novena semana del tiempo ordinario

Libro de Tobías 11,5-17.


Ana estaba sentada con la mirada fija en el camino por donde debía volver su hijo.
De pronto presintió que él llegaba y dijo al padre: "¡Ya viene tu hijo con su compañero!".
Rafael dijo a Tobías, antes que él se acercara a su padre: "Seguro que tu padre va a recobrar la vista.
Untale los ojos con la hiel del pez; el remedio hará que las manchas blancas se contraigan y se desprendan de sus ojos. Así tu padre recobrará la vista y verá la luz".
La madre corrió a echarse al cuello de su hijo, diciéndole: "¡Ahora sí que puedo morir, porque te he vuelto a ver, hijo mío!". Y se puso a llorar.
Tobit también se levantó y, tropezando, salió por la puerta del patio. Tobías corrió hacia él,
con la hiel del pez en su mano; le sopló en los ojos y, sosteniéndolo, le dijo: "¡Animo, padre!". Después le aplicó el remedio y se lo frotó.
Luego le sacó con ambas manos las escamas de los ojos.
Entonces su padre lo abrazó llorando y le dijo: "¡Te veo, hijo mío, luz de mis ojos!".
Y añadió: "¡Bendito sea Dios! ¡Bendito sea su gran Nombre! ¡Benditos sean todos sus santos ángeles! ¡Que su gran Nombre esté sobre nosotros! ¡Benditos sean los ángeles por todos los siglos!
Porque él me había herido, pero tuvo compasión de mí, y ahora veo a mi hijo Tobías". Tobías entró en la casa, lleno de gozo y bendiciendo a Dios en alta voz. Luego informó a su padre sobre el buen resultado del viaje: le contó cómo había recuperado el dinero y cómo se había casado con Sara, hija de Ragüel. Y añadió: "Llegará de un momento a otro, porque está a las puertas de Nínive".
Tobit salió al encuentro de su nuera hasta las puertas de Nínive, bendiciendo a Dios lleno de alegría. Al verlo caminar con todo su vigor, sin la ayuda de nadie, los habitantes de Nínive quedaron maravillados. Tobit proclamaba delante de todos que Dios había tenido misericordia de él y le había devuelto la vista.
Después se acercó a Sara, la esposa de su hijo Tobías, y la bendijo, diciendo: "¡Bienvenida, hija mía! ¡Bendito sea Dios, que te trajo hasta nosotros! ¡Bendito sea tu padre, bendito sea mi hijo Tobías, y bendita seas tú, hija mía! ¡Entra en tu casa con gozo y bendición!".

Salmo 146(145),2.7.8-9.10.


Alabaré al Señor toda mi vida;
mientras yo exista, cantaré al Señor.
hace justicia a los oprimidos

y da pan a los hambrientos.
El Señor libera a los cautivos,
Abre los ojos de los ciegos

y endereza a los que están encorvados,
el Señor ama a los justos
y entorpece el camino de los malvados.

El Señor protege a los extranjeros
y sustenta al huérfano y a la viuda;
El Señor reina eternamente,

reina tu Dios, Sión,
a lo largo de las generaciones.
¡Aleluya!


Evangelio según San Marcos 12,35-37.


Jesús se puso a enseñar en el Templo y preguntaba: "¿Cómo pueden decir los escribas que el Mesías es hijo de David?
El mismo David ha dicho, movido por el Espíritu Santo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies.
Si el mismo David lo llama 'Señor', ¿Cómo puede ser hijo suyo?". La multitud escuchaba a Jesús con agrado.

 

 

Reflexión del Papa Benedicto XVI

El Salmo que cita Jesús, comienza con una declaración solemne: Dijo el Señor a mi Señor: «Siéntate a mi derecha, mientras yo pongo a tus enemigos como estrado de tus pies» (v.1)

El mismo Jesús menciona este versículo, refiriéndose al Mesías, para mostrar que el Mesías es más que David, es el Señor de David y Pedro lo retoma en su discurso en Pentecostés, anunciando que en la resurrección de Cristo se realiza esta entronización del rey y que ahora Cristo esta a la derecha del Padre, participa en el Señorío de Dios sobre el mundo.

El Cristo resucitado ha subido al cielo. El Cristo, en efecto es el Señor entronizado, el Hijo del hombre sentado a la derecha de Dios, que viene sobre las nubes del cielo, come Jesús mismo se define durante el proceso ante el Sanedrín.

Él es el verdadero rey que con su resurrección ha entrado en la gloria, a la derecha del Padre, hecho superior a los ángeles, sentado en los cielos, por encima de toda potencia y potestad y con todo adversario a sus pies, hasta que la última enemiga, la muerte, sea vencida definitivamente por Él.

Entre el rey celebrado por nuestro Salmo y Dios existe una relación inseparable; ambos gobiernan juntos, de tal forma que el Salmista puede afirmar que es Dios mismo el que extiende el cetro del soberano, dándole la tarea de dominar a sus enemigos, come reza el versículo 2:

"El Señor extenderá el poder de tu cetro: ¡Domina desde Sión, en medio de tus enemigos!".

Queridos amigos siguiendo la línea de interpretación del Nuevo Testamento, la tradición de la Iglesia ha tenido en gran consideración este Salmo como uno de los textos mesiánicos más significativos.

Y de manera eminente, los Padres han hecho continúas referencias a él en clave cristológica: el rey cantado por el Salmista es Cristo, el Mesías que instaura el reino de Dios y vence los poderes del mundo, es el Verbo engendrado por el Padre antes de cualquier criatura, antes que la aurora, el Hijo encarnado muerto y resucitado y subido al cielo, el sacerdote eterno que, en el misterio del pan y del vino, ofrece el perdón de los pecados y la reconciliación con Dios, el rey que levanta la cabeza triunfando sobre la muerte con su resurrección.

Rezando con este Salmo, pedimos al Señor poder seguir sus caminos, en el seguimiento de Cristo, el Mesías Rey, dispuestos a subir con Él en el monte de la cruz para llegar con Él a la gloria, y para contemplarlo sentado a la diestra del Padre, rey victorioso y sacerdote misericordioso que perdona y salva a todos los hombres. (Ciudad del Vaticano, 16 de noviembre de 2011)

Oración de sanación

Señor mío, Bendito seas porque me amas por encima de todo, porque me haces sentir valioso y me das la fuerza para no desviarme de tu camino.

Quiero reconocerte como mi Dios y mi Señor en cada momento que vivo; pero en seguida llegan las dificultades, me lleno de temor y mi fe se debilita.

¿Cómo podré escuchar tu voz si las distracciones del mundo confunden mis sentidos? Ayúdame, oh mi Dios, a no elegir caminos equivocados.

Sé que Tú me llamas de muchas formas, a través del consejo de un buen amigo, compañeros y de tus sacerdotes. Estaré atento a tus inspiraciones.

Tú Palabra es poderosa, es fuego que trae vida y paz. Quiero centrar mi vida en Ella y reconocerte como mi Señor, el Hijo de David, el Dios de lo imposible

Quiero ser feliz, y para lograrlo debo cumplir con tus mandatos, aunque me parezcan difíciles, son mandatos de amor y por amor quiero cumplirlos.

Gracias mi Dios, porque me has hecho consciente de que soy un hijo amado tuyo al que le has dado habilidades para cumplir con cualquier propósito.

Quiero vivir desde ahora centrado en Ti, en darte honra y alabanza a tu Santo Nombre, a tu Señorío absoluto sobre el mundo y todo el universo. Amén

Propósito para hoy

Rezar un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria por el Papa, los Obispos, los Sacerdotes, y todos los religiosos y religiosas del mundo, para que sean fieles en el seguimiento de Cristo

Frase de reflexión

"Dios ama al que da con alegría. Aprendamos a dar generosamente, desprendiéndonos de los bienes materiales" Papa Francisco

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload