Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Miércoles de la sexta semana de Pascua

Evangelio según San Juan 16,12-15. 


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: 
"Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. 
Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. 
El me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes. 
Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: 'Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes'."

 

 

“Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena.” (Juan 16, 13)

 

Estas palabras son tan conocidas que a veces nos cuesta entender el profundo mensaje que contienen. Jesús decía que el Espíritu nos enseñaría toda la verdad; que tomaría la verdad que Jesús enseñaba y nos la haría saber (Juan 16, 14). Esto es lo que Dios más quiere: que lo conozcamos, compartamos su vida y recibamos la verdad divina.

El Espíritu de Dios nos revela a Cristo, el camino, la verdad y la vida, para que sigamos sus pasos. Muchas veces tenemos preocupaciones, dificultades en la familia, el trabajo, la escuela; enfermedades y relaciones problemáticas con amigos y parientes, y queremos que Dios nos dé respuestas y soluciones específicas. Lo que el Espíritu quiere hacer es revelarnos a Jesús, para que en él encontremos el apoyo, la guía y las respuestas que buscamos.

Mucho es lo que podemos aprender acerca de Dios, pero sólo por el Espíritu Santo somos capaces de conocer personalmente a Cristo, y recibir su vida y su verdad en el corazón. El Espíritu nos da la revelación, no sólo a nivel intelectual, sino en lo más íntimo de nuestro ser. Porque si pudiéramos conocer a Dios sólo con la inteligencia humana, ¿para qué necesitaríamos que el Espíritu nos condujera a la verdad divina?

Dios desea comunicarnos sus verdades mediante la revelación espiritual. Ya nos ha enseñado mucho en la Escritura, tanto que nos extrañamos de que aparentemente esa verdad dé tan pocos frutos de santidad y fidelidad a Cristo. Una de las razones de que esto suceda es que por lo general no buscamos la sabiduría del cielo, ni esperamos que Dios nos enseñe.

Un grave peligro actual es que no nos dedicamos a hacer oración ni a estudiar la Sagrada Escritura, y no esperamos que el Espíritu Santo nos enseñe. Es demasiado lo que nos fiamos de nuestro propio razonamiento, que de hecho está oscurecido y desviado por el pecado, y rechazamos la Palabra de Dios cuando ésta no coincide con lo que nos dicta el mundo. Esto es algo que debemos cambiar lo más pronto posible, a fin de que el Señor pueda actuar libremente en nuestro corazón.

“Espíritu Santo, revélanos a Jesús, y enséñanos las verdades de Dios. Danos la paz y la constancia necesarias para meditar en tu Palabra.”

 

Hechos 17, 15. 22—18, 1
Salmo 148, 1-2. 11-14

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo