Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Quinto Domingo de Pascua

May 14, 2017

San Juan 14,1-12. 


Jesús dijo a sus discípulos: 
"No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí. 
En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar. 
Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes. 
Ya conocen el camino del lugar adonde voy". 
Tomás le dijo: "Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?". 
Jesús le respondió: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí." 
Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto". 
Felipe le dijo: "Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta". 
Jesús le respondió: "Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Como dices: 'Muéstranos al Padre'? 
¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. 
Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. 
Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre."

 

Quinto Domingo de Pascua

 

Lejos de significar desgracia y fracaso en su misión, la muerte de Jesús fue un testimonio de cuánto lo amaba el Padre a él y a todos nosotros. Resucitado a la gloria del Padre, Jesús es la “Piedra viva” (1 Pedro 2, 4) establecida por Dios para todo el género humano.

Dios ha decidido congregar a su pueblo para que lo conozca, lo ame y comparta con él su vida. En Cristo, todos nosotros formamos un “linaje escogido, sacerdocio real, nación consagrada a Dios” (1 Pedro 2, 9). Sí, el Todopoderoso nos invita a ser “piedras vivas”, sólidamente establecidas y fieles a Cristo, la Piedra principal, y así llegar a ser el templo espiritual de Dios, la Iglesia, cuya cabeza es Cristo y cuyo pueblo somos todos los fieles.

¿Cómo podemos afianzarnos en Cristo, la Piedra principal? El principio es el Bautismo y la fe. Luego, nos mantenemos unidos a él mediante la oración, los sacramentos y el servicio al prójimo, y también cuando confesamos que él es nuestro Señor y Salvador, que vive para siempre y que es nuestra única fuente de salvación. Así despertamos a la vida de Dios y llegamos a ser piedras vivas unidas a Cristo, firmemente edificadas en su Iglesia. Si creemos en el Señor y le obedecemos, jamás seremos avergonzados ni defraudados (1 Pedro 2, 6). Cuando nos asalte la duda o la inseguridad, podemos encontrar la paz recordando esta magnífica verdad y depositando en ella nuestra confianza.

Jesús se fue a prepararnos un lugar para que estuviéramos con él, y él mismo es el camino hacia ese lugar. Ahora y siempre podemos tener parte en la vida de Cristo, porque él, que es el Camino, está siempre dispuesto a tendernos la mano. Él, que es la Verdad, nos enseña y nos conduce en forma infalible por la senda recta y, por ser la Vida, nos confiere valentía y fortaleza para la travesía.

“Amado Jesús, Señor y Salvador nuestro, que ya pasaste de la tierra al cielo; ahora, por estar ya unidos a ti, establecidos y edificados en ti, queremos subir contigo a la casa de nuestro Padre. Gracias, Señor.”

 

Hechos 6, 1-7
Salmo 33(32), 1-2. 4-5. 18-19
1 Pedro 2, 4-9

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo