Copyright © 2005-2019 Radio Inmaculada Inc- All rights reserved

Jueves de la Octava de Pascua

April 20, 2017

Evangelio según San Lucas 24,35-48. 


Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. 
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". 
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu, 
pero Jesús les preguntó: "¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas? 
Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo". 
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies. 
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: "¿Tienen aquí algo para comer?". 
Ellos le presentaron un trozo de pescado asado; 
él lo tomó y lo comió delante de todos. 
Después les dijo: "Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos". 
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras, 
y añadió: "Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, 
y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. 
Ustedes son testigos de todo esto." 

 

 

“¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior?”

(Lucas 24, 38)

 

Cuando Jesús se unió a los discípulos que iban de camino a Emaús se dio cuenta de que la fe de ellos era débil; que necesitaban algo que les hiciera recobrar la confianza en Dios y la esperanza en sus promesas. Los discípulos no se habían dado cuenta de que eran tan incrédulos, y que confiaban demasiado en sus propios razonamientos. En realidad, necesitaban acercarse a Dios y pedir una fe más firme, la que viene como don divino del Padre.

El Espíritu Santo quiere encender en el corazón de todas las personas un ardiente deseo de conocer a Jesús. Así como Jesucristo les abrió el entendimiento a los discípulos de Emaús, también el Espíritu Santo nos abrirá la mente a nosotros, y nos ayudará a confiar completamente en la resurrección de Cristo. Cuando nos encontremos cara a cara con el Señor en las Escrituras, nuestro corazón arderá con el deseo de conocerlo más profundamente.

Cuando el Espíritu Santo vivifica la Palabra de Dios en nosotros, vemos que las Escrituras no sólo hablan de historia o de moral, sino que, en su nivel más profundo, nos hablan de la Persona de Jesucristo, es decir, del plan de salvación que Dios ha dispuesto para todo ser humano. Del Génesis al Apocalipsis, allí está Cristo, aunque no siempre se le mencione por su nombre. Jesús es Aquel de quien hablaron los profetas y los patriarcas y a quien esperaban con tanto anhelo. En él encontramos todo lo que necesitamos para la paz y la felicidad.

Cuando las Escrituras cobran vida para nosotros, nos damos cuenta de que realmente lo único que podemos hacer es entregarnos de lleno a Aquel que tiene poder para salvarnos de la muerte. Cuando nuestro corazón arde de amor a Cristo, la razón de la vida se nos hace clara (como lo fue para San Pablo): hemos sido “creados por medio de él y para él” (Colosenses 1, 16). Y él nos rescató muriendo en la cruz; ya no somos del mundo ni nos pertenecemos a nosotros mismos, sino que somos de Aquel que nos compró con su sangre preciosa.

“Amado Señor, creo firmemente que tú eres mi Señor y Salvador. Espíritu Santo, te pido que al escuchar la palabra de Dios en la Santa Misa me reveles personalmente a Jesús, mi Salvador.”

 

 

Hechos 3, 11-26
Salmo 8, 2. 5-9

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

 Esperalo.

Sabado 31 de Agosto 10:00 Am.

Por Radio Inmaculada y en vivo en video con el equipo de Radio Inmaculada.

P. Dario Betancur Monseñor Malagreca en vivo.

August 29, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo